Prevención de lesiones desde el cotrol postural

Compartir

De todos es conocido la necesidad de incluir en el programa de entrenamiento, una pauta de ejercicio destinado a la prevención de lesiones, este puede ser previo a la actividad deportiva o después de la finalización de la misma.

El programa de ejercicios preventivos deben ser específicos para cada actividad y adecuarlos a las distintas condiciones del deporte que se practique. Hay que tener en cuenta:

•El tipo de actividad
•La intensidad
•La periodicidad
•Las condiciones ambientales
•El espacio donde se realice
•Las aptitudes de cada deportista

“No cabe ninguna duda que la mejor forma de prevenir lesiones es no producirlas”

No cabe ninguna duda que la mejor forma de prevenir lesiones es no producirlas. Es fundamental en una buena realización del gesto deportivo. Si somos capaces de adecuar el esfuerzo a nuestras condiciones y aptitudes y de conocer nuestras limitaciones, estaremos haciendo un trabajo preventivo de lesiones.

En este artículo centraremos la actividad preventiva en los ejercicios de carga sobre los miembros inferiores, relacionados con la carrera, la implicación que tiene la musculatura y el control postural adecuado para una buena realización del gesto deportivo.
Analizando la postura en apoyo unipodal, de frente y de espaldas (es recomendable realizarlo sobre ambas piernas), podremos observar si, para el mantenimiento del apoyo, se realiza algún tipo de compensación, a continuación mostramos los más comunes y las zonas de sobre carga que implican, a medida que la actividad sea más duradera y gane en intensidad, aumentará la probabilidad de padecer lesiones.

   “Si somos capaces de adecuar nuestro esfuerzo, estaremos haciendo un trabajo preventivo de lesiones”

 

Apoyo unipodal visión posterior

En la imagen se observa una excesiva inclinación de la pelvis sobre el plano horizontal, quizá debido a una falta de fuerza de los glúteos, esto implica una sobre carga en la musculatura de la espalda y en la cara interna del tobillo, lo que puede traducirse en lesiones en ambas zonas, además del pie, ya que esta postura varía considerablemente al tipo de carga sobre el pie de apoyo.

 

 

Apoyo unipodal visión anterior

Se observa una excesiva angulación de la rodilla hacia la parte interior, lo que implica una sobre carga de la cara interna de la rodilla, que puede afectar a los ligamentos de esta zona, este proceso es mucho más acentuado cuando se trata de un apoyo dinámico, en la carrera por ejemplo.

 

Apoyo unipodal visión anterior

Para evitar la sobre carga mencionada anteriormente, es conveniente realizar ejercicios como el de la imagen, con una buena alineación de la rodilla y el tobillo, manteniendo la postura varios segundos.

 

Apoyo unipodal visión posterior

En la imagen se observa una correcta alineación, tanto de la pelvis como del tobillo, para evitar lesiones por sobre carga, esta alineación postural se consigue con un buen trabajo de la musculatura glútea.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *