Michelle Alonso, ¿está la sociedad preparada para normalizar el deporte adaptado?

Compartir

Michelle Alonso está preparada para competir en categoría absoluta, ¿pero lo están los demás para competir con ella?

Michelle y Guada, 1ª jornada del Campeonato de España de Málaga 2018

He conocido hoy mismo a Michelle Alonso y a José Luis Guadalupe, su entrenador, y en pocos minutos me han hecho darme cuenta de dos cosas.. Que esta niña atrapada en un cuerpo de mujer es una gran deportista, con un impulso de esos que hacen únicas a las personas; y que la sociedad en general, y el mundo del deporte en particular, tienen aún mucho que esforzarse para normalizar la discapacidad en nuestra sociedad. Le deseamos lo mejor desde el equipo INSPORT, y os dejamos con unas palabras de Guada que os darán una visión real de lo difícil y lo maravilloso que es entrenar con Michelle.

El mérito de Michelle Alonso no es solamente ir a un nacional absoluto, que de por sí es meritorio haber acabado entre las 11 mejores bracistas de España, sino que lo haya conseguido sin las habilidades psicológicas y deportivas necesarias de nadadoras de este nivel. Y además, conseguirlo sin controlar contar brazadas, manejar frecuencias o sin ser consciente de tiempos y ritmos de prueba, a pesar de llevar 17 años entrenando…

Y ese es su mérito, ni más ni menos. Porque se tirará con chicas que tendrán masticadas y robotizadas todas las etapas de la pruebas hasta el mínimo detalle, y ella, Michelle, es explosiva, casi impredecible, cuando llega a estos niveles. Y a pesar de toda esa experiencia y repetición constante, feedbacks concurrentes como diría el gran Jose Luis Vaquero Benito, al final depende de su motivación el día de la prueba, para rendir al máximo y controlar en lo posible su ímpetu. Además de que le salga una buena salida y llegada, en este campeonato que no se jugaba mínimas o podio, ha tenido la motivación en vena al competir junto a Evelyn Alvarez o Jessica Valls en la misma serie de clasificatorias y semis.

Y por eso es noticia a nivel nacional, una chica con discapacidad intelectual reconocida del 37% administrativa y border line, como sus rivales más directas a nivel deportivo, que cuando tenía 14 años la comparaban con Doris, la pescaito de Buscando a Nemo. Que ha sabido explotar sus habilidades deportivas por constancia y dedicación absoluta, a pesar de las limitaciones marcadas por su discapacidad.

No. No es tonta, es s14. Está CAPACITADA para nadar y esa Capacidad está muy por encima de su discapacidad para relacionarse, de tener dependencia de los demás, de no poder tomar decisiones, no mirar nada más que el día a día, no pensar en el futuro, olvidarse a las pocos minutos de qué le preguntaron en una entrevista, o sonreir y soñar con ser un anime manga convertido en carne y hueso.

Esa es Michelle, no le puedes corregir nada a nivel técnico que hayas visto en las clasificatorias porque se bloquea. En los calentamientos se llevó más de un par de “galletas” de algún nadador y nadadora con palas y aletas que pasaban por encima de ella, como si fuese un estorbo, y eso también le afectó a una buena concentración. Se quería ir del agua,  y desde el mismo segundo que terminó su prueba en semifinales, ya no quería saber nada de nada de la natación, desconexión total, no quería oír consejos, no quería ver más competiciones. Para ella… borrón y cuenta nueva.

Ojalá los que no la valoran se den cuenta de lo difícil que es entrenar a alguien que es muy buena en la natación, en la braza, pero que no vive la natación como una nadadora convencional. Su motivación hay que avivarla cada día, sin que le afecte el entorno; no por la difusión mediática, sino a nivel de relación social, familiar, etc. Es muy difícil y a la vez muy motivante trabajar con ella, y esa ilusión nuestra e insuflada en ella, la ha hecho ser lo que es. Pero no es fácil.

Es una crack de la natación, pero Michelle no lo piensa y vive el presente y el día a día. Ahora solo piensa en estar cinco días de descanso completo, para afrontar la segunda parte de la temporada, la más dura y exigente…

Pd. Por si no lo recuerdan, ella ha sido dos veces campeona paralímpica Londres 2012 y Río 2016, dos veces campeona del mundo Montreal 2013 y CDMX2017, 3 veces campeona de Europa, Berlín 2011, Eindhoven 2014 y Funchal 2016 y campeona Absoluta de de Canarias en Natación Rfen en 50 y 100 braza en 2016 y 2017,  World Record y Paralympic Record, y también Medalla de oro de la Real Orden del Mérito deportivo del CSD (2013).

Y además, la primera nadadora con discapacidad intelectual que compite a nivel nacional en RFEN. Hoy es noticia y, ahí sigue…

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *